Ian Cairns y el helicoptero.